Bueno, al fin tengo una tarde de descanso después de un viaje lleno de actividades. Lo primero que debo decir es que cada minuto vivido acá en el sur de este país valió la pena. La historia comienza así.

 

Leftraro: El encuentro de los Productores con el Fin del Mundo.

El lunes 01 de diciembre desde Miami y LA arribarían a Chile Tom Van Dell, Director de Operaciones de Radar Pictures (El Último Samurai, Jumanji, Riddick), Mike Webber: Jefe de Producción de Radar Pictures, Justin Shaner: Presidente de Sobe Brooke Studios, Fernando Rojas: Director de Operaciones de Sobe Brooke Studios, José David Yacaman: Vice Presidente de Desarrollo y Producción de Sobe Brooke Studios y el guionista Michael Gordon, famoso por la película “300”. Estas 7 personas, claves en la producción y desarrollo de películas de Hollywood estarían una semana en Chile por Leftraro.

El motivo del viaje: Empaparse de la cultura Mapuche y de los escenarios naturales de Chile. Sin embargo, un accidente en su rodilla dejó fuera del viaje a Michael Gordon, uno de los que debía absorber más que nadie la experiencia de esta travesía, ya que es el guionista de la película. Pero las cosas pasan por algo y Michael vendrá a Chile cuando esté recuperado. El viaje lo organizamos con Guiomar Álvarez de Glove Travel, empresa encargada de todo el tour, sus actividades y su transporte.

A las 10:30 AM desembarcan del avión los 6 productores, mientras yo llevo la escenografía al Restaurante Carlo Cocina Mercado Gourmet para la conferencia de prensa que se desarrollaría a las 12:30 en el segundo piso del restaurante de mi amigo Carlo Von Mühlenbrock, junto con un cóctel de comida mapuche para los periodistas hecho con el Chef José Luis Calfucura y luego un almuerzo especial para los productores.

la foto.JPG

Yo estaba muy nervioso porque llegaran los medios. Sería muy incómodo tener a los productores sentados y que nadie se asomara. Si bien, junto a mi hermano Gerard (Productor de Leftraro Films encargado del PR) habíamos convocado a varios medios vía mail y Twitter, esta era mi primera experiencia produciendo una rueda de prensa y no tenia ninguna certeza que apareciera alguien. Instalé el panel “araña” de 2,45 X 2,45 metros con la gráfica de la película de fondo hecha por Chino Rojas, retocada por Wallo Salazar y producida por Mario Salinas. Puse los 2 pendones según lo planificado el día anterior con Sandra Álvarez, la mano derecha de Carlo y una maravillosa organizadora. A eso de las 11:30 llegó Carlo y organizó todo de nuevo. Cambió todo según su experiencia en ruedas de prensa y decoró con elementos de su restaurante para que quedara perfecto. Llegó mi socio Juan Pablo Andreani y organizamos el speach. Todo estaba dispuesto, pero faltaba que llegara la prensa y los productores.

Al fin llegaron al Boulevard de Parque Arauco los 3 productores de Sobe Brooke, la productora de Miami que fue la primera en conocer el guión de Leftraro gracias a José David Yacaman, el que realmente hizo que Leftraro llegara a oídos de Radar Pictures, la productora de Hollywood que finalmente llevará a cabo la superproducción épica más grande jamás filmada sobre una historia de Chile y mi sueño de toda una vida.

Uno a uno fueron apareciendo los medios. Primero el diario La Tercera, luego El Mercurio, Radio ADN, Mega, Starter Daily, etc. 

Por fin llegaron Tom y Mike de Radar, además de Cristián Montes, el ilustrador que conceptualizó las escenas clave de la película. Estábamos todos sentados frente a las mesas para ofrecer la gran noticia. Finalmente creo que todo resultó bien. Los medios entrevistaron a cada uno de nosotros. Disfrutaron del cóctel mapuche y captaron la idea. El almuerzo estuvo increíble y a pesar del cansancio de los invitados, la mitad fue a conocer la cordillera. La otra mitad fue al hotel The Singular en Lastarria a descansar.

 

Esa noche a las 21:30 nos encontramos en el Restaurante Mestizo para la cena de bienvenida. Estaban todos allí. Empezando por Juan Pablo Andreani, mi amigo, socio y Productor Ejecutivo de Leftraro Films, Cristián Montes, mi amigo, ilustrador y compañero de viaje. Mauricio Russo, el primer inversionista que creyó y aportó a esta idea junto a los hermanos Garafulic, los cuales no pudieron venir. Estábamos todos en esta gran mesa. Fue donde hice el primer brindis leyendo una carta que escribí la noche anterior: 

 

"Esto no es un brindis cualquiera.

Este es un brindis por una causa, una comunión, por un compromiso mucho más grande quenos juntó en esta mesa.

Para mi la vida es eso que pasa en que sueñas hacer algo y el momento justo antes de hacerlo.

Ese es este momento. Estar hace 20 años queriendo hacer algo y estar viviendo el camino a realizarlo.

De eso se trata vivir y qué mejor manera de vivir este momento con ustedes.

No porque sean personas que me han acompañado durante mucho tiempo,ni personas que hayan derrochado su talento en dar vida a Leftraro.

No porque que hayan confiado en Leftraro desde un inicio. Ni siquiera porque hayan invertido en este sueño.

Sino, quisiera compartir este pedazo de vida con ustedes porque son personas con Alma. 

Siempre quise que Lefraro fuera un proyecto con Alma. Y todos aquellos que han rodeado esta empresa, son gente de verdad. 

No vamos a hacer la mejor película épica de la historia por tener a Ted Field.

Vamos a hacer la mejor película épica de la historia, porque somos gente buena y nuestra energía la vamos a traspasar a través de esta obra.

Me siento como ese niño de ojos negros que alucinó al ver por primera vez al ver un caballo.

Me siento honrado.

Me siento orgulloso.

Me siento con vida.

Me siento parte de un equipo.

que va a cambiar la historia.

Salud.”

 

Fue muy emocionante. a la 2:30 de la mañana llegué a mi casa y recién me di cuenta de toda esa gente que me hubiera gustado brindar con ella. Empezando por Eduardo y Cristián Frederick, mis socios de TBWA, los cuales han sido un apoyo constante para mi proyecto, pese a que he tenido que repartirme entre la agencia y la peli. Mario Salinas, mi eterno amigo, padrino y productor desde el primer brochure hecho a mano, hasta la impresión del último. Carla Richter, mi eterno apoyo, Mi hermano Maurice, que gracias a él comenzó todo. Mi hermano Gerard, encargado de los contactos y el PR, Juan Diego Garretón, Alejandro Rojas, Mónica Alvear, Mendel Samayoa, Feña Crisóstomo, José Luis Guridi, Feña Marcos, María de los Angeles Capdevila que me apoyaron siempre, Angel Fucaraccio, Ian Müller, Cristián Rojas, Coke Labra en la web, Pablito y Cristopher en el sonido, y otros que se me olvidan...Todos estos talentos fueron parte de la pelí y siempre seguirán siéndolo. Algún día podré ver sentados a todos los que me ayudaron de alguna u otra forma. 

 

A las 5:30 el transfer me pasaba a buscar para recoger al resto de los productores en el hotel y luego llevarnos al aeropuerto. Entre ansiedad y cansancio, no dormí nada. Estabamos todos en la van listos para salir a las 8:45 AM destino Temuco. Me tomé el Ravotril en el viaje. 

El vuelo estuvo perfecto, pero para variar me puse demasiado tenso. Llegamos a Temuco y fue una vorágine sin descanso. Fuimos recibidos por el guía Cristián Levin, el chofer Bernardo González y un antropólogo experto en la cultura mapuche. Apenas llegamos al hotel empezó una travesía organizada por Daniel Sandoval, Consultor regional, que contemplaba diversas entrevistas una tras otra con distintos medios regionales. Radio Bío Bío, Diario Austral, TVN, Mega y otros medios que nos siguieron donde fuéramos. Almorzamos en el Mercado Central de Temuco y luego la idea era dormir un poco en el hotel, pero había una reunión con un Lonco y una Machi en la comunidad mapuche de Chon Chol en Enoco, a 20 minutos de Temuco. Tom, José David y yo fuimos, mientras los otros descansaban. Yo me caía del sueño.

Me preocupaba que Tom y Mike se aburrieran demasiado del trajín, pero al contrario, ellos estaban muy dispuestos a todo. Tuvimos una buena conversación en Enoco con la familia Mapuche, donde quedó de manifiesto los problemas que habían con el reconocimiento de la cultura mapuche en Chile. Tom quedó muy impresionado y sentí que le tomaba el peso político y social a la película. Llegó un móvil de TVN a cubrir la entrevista. Estuvimos apenas 1 día en Temuco y salimos en portada y doble página del Diario Austral y una completa entrevista en la radio Bío Bío (Con traducción simultánea).

El Twitter de LeftraroMovie colapsó. Mucha gente apareció ofreciendo una serie de servicios, contactos, sugerencias, etc. Yo me remití a contestar solo algunos twitters. Quería contestarles a todos por sus buenas energías, pero me fue imposible. Las visitas al sitio de Leftraro.com se duplicaron, al igual que el Facebook. 

No tenía tiempo de responder nada. Mi celular pasaba descargado y la señal era muy débil. Almorzamos en el Mercado de Temuco.En la noche comimos en el restaurante “Pampa”. Quedamos todos fascinados con el bife.

 

 

Al día siguiente fuimos a Pucón. Nos recibió el guía Claudio Ansorena quien nos esperaba en La Poza, para luego seguir hacia el Parque Nacional Villarica, sector Puesco. Vimos el volcán Ñielol junto a un bosque de Araucarias. Fue un largo viaje en Van, pero valió la pena. Espectacular locación muy parecida al concept que Cristián Montes había hecho para la escena de “El Encuentro” de Leftraro. Hasta allí llegó un móvil de Mega para entrevistarnos in situ. Todos los productores estaban impresionados con los volcanes y la Araucarias milenarias, pero faltaba lo más importante. 

El bosque prístino del sur de Chile. Esa tarde volvimos a Pucón y nos quedamos en Quelhue con la familia Colipi, una familia mapuche que nos tenía preparada una ruca para 6 personas, comida, juegos y muestra del quehacer mundano de una aldea mapuche. Allí nos esperaba el móvil de Mega para seguir haciéndonos imágenes. “Mari, Mari” saludaba la Machi Rosario Colipi, mientras aparecía don Florencio Colipi y nos ponía unos ponchos mapuches junto con un lazo para que nos amarráramos a la cabeza. Fue muy divertido ver a Tom, Mike y Justin vestidos de mapuche. 

Me dio un poco de vergüenza aparecer en la TV así, ya que no quería que pareciese un juego el tema que estábamos abordando. Pero bueno, de alguna u otra forma era una manera rápida y superficial de “empaparse” de la cultura. Jugamos al Palín entre todos y luego comimos en la ruca comedor un cordero al palo con tortillas de rescoldo, pan de maíz y agua con hierbas. Rosario Colipi nos contaba historias de su niñez mientras terminábamos de comer. Esa noche dormiríamos todos juntos en la ruca. Fue un momento muy especial, compartir con los productores de Hollywood todos juntos hablando de nosotros, riendo y tratando de dormir con los ronquidos de los demás.

 

Al día siguiente partimos temprano a las Termas Geométricas. Todos estábamos muy cansados, ya que la noche en la ruca había sido ardua. Llegamos a las termas con un día perfecto. Las nalcas gigantes nos estaban esperando para sorprender una vez más a los productores que no paraban de decir “Wow!” cada vez que llegaban a un lugar. Me avisan que volvimos a salir en el diario Austral, ahora mencionados por el Premio Nacional de Lliteratura. Almorzamos en las termas para luego ir al Parque Nacional Villarica sector Pichiyancahue. Ese viaje fue el que para mi hizo que los productores se convencieron en que debíamos filmar en Chile: El glaciar Pichiyancahue del Parque Nacional Villarica. El trekking de casi 2 horas por el medio de un bosque nativo de árboles y araucarias gigantescas fue la antesala para llegar a un glaciar impresionante en la cima de la montaña. Para José David de Sobe Brooke, quien era el encargado de registrar todo el viaje para llevarse las imágenes a EEUU, era la primera vez que tocaba la nieve en su vida. Al regreso, Mike Webber hablaba con su mujer por teléfono diciendo “Estuvimos en un lugar que en mi vida había visto. Volcanes de fondo con un bosque que era como estar en Avatar, pero real.” La sensación que tuve fue: Misión cumplida. Quedaron impresionados con Chile.

Estaba muy satisfecho. Sentí que todo el grupo estaba en la misma sintonía y escuchar y ver a dos productores de Hollywood pensando en los planos de tu película al ver un paraje o un sendero es impresionante. Esa noche llegamos a Huilo Huilo. Yo no conocía el lugar, ni menos la cadena de hoteles. Todos muy bonitos, muy al estilo de El Hobbit. Nos alojamos en el Hotel “Funghi”, comimos en un restaurante Nahuelpi y esa noche si que dormimos. Al día siguiente fui con Jose David por el Sendero del Salto del Puma y un trekking de 1 hora por el Sendero de los Espíritus. Todo guiado por Claudio y Bernardo. 

 

La verdad es que material sobraba. Las 2 cámaras más el Steadycam que trajo Jose David bastaron para registrar todo. Con audio profesional incluido. La mitad del grupo, osea, Sobe Brooke, regresaban a Miami el sábado 6. El resto nos quedaríamos hasta lunes 8 en Huilo Huilo.

La cena con los que se iban fue muy emocionante. Todos brindamos por el éxito de la película. Todos por lo maravilloso que había sido el viaje. La mañana siguiente ya partían a Temuco. Quedábamos Tom Van Dell, Mike Webber y yo. Ahora tocaba descansar y planificar lo que vendrá para adelante. Al visitar el museo me di cuenta que el dueño de todo el complejo era un personaje muy interesante. Un filántropo que quería hacer grandes cosas por la región. Claudio nos explicaba que Victor Petermann, dueño del complejo Huilo Huilo, era un hombre que podría sumarse a Leftraro. Estamos haciendo los contactos para afirmar una entrevista con Victor, aprovechando que Tom es alemán y tienen mucho en común. Si no se da hoy o mañana, se dará dentro de este mes y Tom estará atento para cualquier viaje que tenga que hacer. “We are going to make a movie.” me dijo Tom chocándome el puño. 

Michael Gordon ya confirmó su viaje para antes de febrero de 2015. Apenas llegue a Santiago, me pondré a planificarlo. 


Ahora me encuentro en escribiendo esto en el living del Hotel Nothofagus de Huilo Huilo, esperando a Mike y Tom que vengan a cenar. Será la última cena de un viaje espero sea el primero de muchos que vendrán cuando se haga realidad la producción de Leftraro. 

Gracias a todos los que hicieron posible este viaje.


Novion.

©2014 LeftraroFilms Todos los derechos reservados